Tu estás aquí.Incio » Consejos » Rehabilitación vs obra nueva

Rehabilitación vs obra nueva

Rehabilitación vs obra nueva

¿Por qué realizar una rehabilitación y no una obra nueva?

Una apuesta ante la crisis es actuar en el mundo de la rehabilitación. El futuro no es la creación de nuevas viviendas, el patrimonio desempeña una función en el desarrollo sostenible.

Aldea de GaliciaEl gran coste económico y social de la urbanización expansiva, la antigüedad y el estado del parque de viviendas, los requerimientos de mejores prestaciones y accesibilidad, el compromiso medioambiental y frente al cambio climático, y muchas otras amenazas, muestran la importancia que ha de tener la rehabilitación y el mantenimiento de los edificios en todo país desarrollado. La rehabilitación y el mantenimiento deben de ser piezas clave y prioritarias de la política de vivienda a corto y medio plazo.

Desechar o despreciar el parque inmobiliario ya construido es un despilfarro. Siempre es preferible rehabilitar, reformar e invertir en edificios existentes que construir nuevos. La ventaja está en que se ahorra energía, se aprovechan recursos existentes y se eliminan los daños y molestias de la demolición (residuos, polvo, ruido, etc.).
Rehabilitar es siempre más sostenible que cualquier modo de edificar nuevo.

Rehabilitar un edificio de viviendas, aunque se sustituyan todas las carpinterías, se le dote de aislamientos y se le cambien las instalaciones, supone un ahorro energético y de contaminación del 60% aproximadamente frente al proceso de derribarlo y a la construcción de otro nuevo. Básicamente, sólo existen tres procesos que pueden conducir razonablemente a reducir las necesidades energéticas y la carga sobre el medio ambiente generada por las edificaciones:

-La rehabilitación de edificios existentes.

-La sustitución de antiguos edificios ecológicamente despilfarradores por nuevas construcciones de bajo consumo.

-El cierre de intersticios entre edificios.

Desde el punto de vista social:

molinosSe trata de un gran dinamizador de la actividad del sector y de la economía local. La rehabilitación, a menudo la realizan pequeñas y medianas empresas muy vinculadas al territorio, y se trata de una actividad intensiva de mano de obra. Una buena política pública de subvenciones e impuestos, puede contribuir a hacer más transparente un mercado que a menudo se puede ver inclinado hacia la economía sumergida.

Desde el punto de vista presupuestario, la rehabilitación es una política de vivienda más eficiente que la de nueva construcción. Con un coste menor contribuye a la mejora de las prestaciones de la vivienda y además, puede incidir en las capas de población menos favorecidas que tienen dificultades para acceder a una vivienda social.

Por otro lado, los beneficios sociales y económicos de la rehabilitación son inmediatos y tangibles, ya que mejora la calidad de vida de la población, arraiga a sus residentes en su entorno, mantiene la ciudad viva, crea actividad económica, preserva el patrimonio y garantiza la pervivencia de los espacios públicos como lugar de encuentro, de intercambio, de cultura, de relación…

Desde el punto de vista personal:

Con una rehabilitación integral, se puede conseguir la misma calidad en todas las  características que una vivienda de nueva construcción.

La economía de la rehabilitación está basada en el reciclaje.

En una rehabilitación podemos suponer que se mantiene la estructura y al menos el 50% de la albañilería, y que el resto se sustituye. Por tanto, la rehabilitación permite ahorrar respecto a la obra nueva un 42,25% (estructura), más 0,5 x 23,75% (albañilería), es decir, un 54,125% del total invertido en obra nueva. Se trataría de una reforma que, en todo caso, permitiría mejorar la eficiencia energética del edificio antiguo a los estándares actuales.

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 140

Comentarios (2)

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba