Tu estás aquí.Incio » Consejos » Pintar con rodillo

Pintar con rodillo

Pintar con rodillo

Hay que elegir el rodillo adecuado, limpiar las impurezas, pintar en franjas y emplear una brocha para los rincones. Las ventajas del rodillo frente a pinceles y brochas son la rapidez de aplicación y la impecable uniformidad del trazo.

El rodillo es una herramienta fundamental para pintar las paredes, el techo y otras grandes superficies. En estos casos, la brocha resulta inadecuada o insuficiente, ya que obligaría a un trabajo mucho más arduo y, además, aumentan las posibilidades de dejar marcas. La tarea de pintar con rodillo es sencilla, pero conviene conocer algunos trucos y tener en cuenta una serie de consejos antes de lanzarse por primera vez a realizar esta labor.

rodillosESCOGER EL RODILLO:

Para pintar con rodillo, en primer lugar, hay que proveerse de la herramienta que mejor se ajuste al tipo de pared que se pintará y a la clase de pintura que se empleará.

Hay rodillos de muchos tamaños y composiciones, con los que podemos pintar desde una pequeña repisa hasta una fachada.

Básicamente, el utensilio consta de un soporte cilíndrico recubierto de fibra, pelo o espuma, que gira libremente en ambos sentidos y lleva un mango para facilitar su manejo.

Los rodillos de goma-espuma dejan una textura singular. Los de lana sintética o natural se utilizan para los tabiques y paredes de mampostería o yeso. Los de pelo natural dan buenos acabados en las paredes interiores y en los muebles. En general, los rodillos de pelo largo sirven para superficies ásperas e irregulares, y los de pelo corto para zonas lisas.

Hay rodillos texturados, con fibras entrecruzadas, dispuestas en figuras geométricas, o formando dibujos que actúan como sellos. No cubren toda la superficie, y se usan para trabajos decorativos especiales.

-La primera regla para elegir el rodillo es que su pelo debe ser más largo cuanto más rugosa sea la superficie. Es decir, para acabados de gotelé u otros irregulares, son recomendables los rodillos de lana u otro material con el pelo más largo posible, dado que deben alcanzar las partes más alejadas. Si la superficie es lisa, lo conveniente es que el pelo sea corto o, incluso, que carezca de él, como en el caso de los rodillos de espuma. No obstante, estos tienen el inconveniente de dejar burbujas en la superficie.

-En función del tipo de pintura que se ha de aplicar: Los rodillos de lana y pelo largo se adaptan mejor a las pinturas vinílicas o acrílicas, mientras que los de pelo corto o de otros materiales son más adecuados para el empleo de pinturas plásticas o al agua.

bandeja rodilloBANDJEAS PARA PINTAR CON RODILLO:

Entre las herramientas para pintar con rodillo, existe una que no es imprescindible, pero sí muy útil y se puede convertir en una aliada perfecta para el pintor. Es la bandeja para el rodillo, un recipiente especial que facilita y optimiza el trabajo, así como el aprovechamiento de la pintura.

La bandeja es un recipiente rectangular, cuyo lado menor debe tener como mínimo la extensión del rodillo, para que la herramienta quepa dentro. Cuenta con dos espacios que se diferencian por su profundidad. El más hondo está destinado a empapar en pintura el rodillo.

El menos profundo sirve para pasarlo a continuación y quitar el excedente de pintura, que cae en el otro hueco, de modo que no se desaprovecha ni una gota.

De esta manera, se evita que el rodillo se empape con demasiada pintura, ya que esto aumenta las probabilidades de dejar marcas en la superficie y provoca que la pintura salpique.

Si no se usa bandeja, el rodillo se carga de pintura con la ayuda de un pincel grande o brocha para evitar goteos por exceso de pintura.

ANTES DE EMPEZAR A PINTAR CON RODILLO

Además de conseguir las herramientas adecuadas, al empezar con la tarea, hay que tener en cuenta varios consejos. Los más importantes se enumeran a continuación:

-Si el rodillo es nuevo, hay un truco muy simple para quitar los pelos sueltos y todas las impurezas que contenga. Se debe pegar cinta adhesiva sobre su superficie y, al quitarla, la cinta se llevará consigo la suciedad y todas las partículas sobrantes.

-En el caso de rodillos nuevos o con muy poco uso, se debe evitar introducirlos en seco en la pintura, ya que su capacidad de absorción es muy alta y cargarán una cantidad de pintura excesiva. Es conveniente “pintarlos” con una brocha. Después de esto, el rodillo estará preparado para empaparse directamente en la pintura.

rodilloEMPEZAMOS A PINTAR CON RODILLO

-La brocha también se debe emplear para pintar los rincones, aristas y recovecos que el rodillo no puede alcanzar. Es importante que esta tarea se realice antes de pintar con rodillo, puesto que, si se ejecuta después, lo más probable es que queden marcas visibles.

-La primera mano de pintura con rodillo se debe aplicar de modo vertical. Conviene pintar por franjas, cuya anchura sea el doble que la anchura del rodillo. Después de empapar este de pintura, lo mejor es comenzar por la mitad de la altura, para desde allí subirlo casi hasta el techo (sin alcanzarlo: para ello, antes se ha pintado la arista con brocha) y luego bajarlo casi hasta el zócalo o rodapié.

-Después de esta primera pasada, las siguientes sirven para esparcir la pintura; esto debe hacerse un número de veces suficiente, pero no excesivo, ya que hay riesgo de quitar mucha pintura y dejar muy poca sobre la superficie.

-Se debe procurar que las franjas se solapen, para evitar que queden huecos sin pintura. No obstante, el solapamiento no ha de ser excesivo, para que no haya una acumulación innecesaria de pintura en las intersecciones, lo cual origina derroches de pintura y, en ciertos casos, marcas. con el rodillo ya descargado, y antes de volverlo a cargar, solapar la franja actual del rodillo con la anterior con pasadas inclinadas.

-La segunda mano se debe aplicar en franjas horizontales. De esta manera, se garantiza una distribución más uniforme de la pintura y se reduce el riesgo de que queden marcas. Si en las partes altas de la pared o en el techo es difícil que las franjas sean transversales, se debe al menos procurar que sean en diagonal, pero no paralelas.

-Para pintar las partes altas, conviene añadir una extensión al asa del rodillo. Esto permitirá trabajar con mayor comodidad.

-Nunca se debe presionar el rodillo contra la superficie: solo hay que deslizarlo.

utensiliosRECOGER Y LIMPIAR LOS MATERIALES

-Para limpiar los rodillos: se elimina lo máximo con un papel de periódico . Después, si la pintura es al agua, se pone debajo del grifo; si necesita disolvente se limpia con él. Y después se le añade detergente para limpiarlo bien con agua tibia.

-Para guardarlo: lo mejor es sacar el rodillo del soporte y una vez seco envolverlo con papel de periódico lo mismo que los pinceles, asi no se deforman. El soporte conviene secarlo bien (sino se suele oxidar)

- La bandeja se lava y junto a la extensión ya limpia se guardan.

- Si desea guardar sobrantes de pintura, hay que limpiar la orilla de la lata y la de la tapa, retirando los restos de pintura para que cierre bien y que no se reseque.

El guardarla es con el fin de dar un retoque. Hay que recordar que si se rebajan las pinturas a base de agua, el color varía.

-Si son pinturas a base de aceite, se procederá a limpiar lata y tapa para al cerrarla añadirle un poco de cera (con una vela encendida), sellándola y así evitar le entrada de aire.

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 140

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba