Tu estás aquí.Incio » Consejos » Pintar con brocha

Pintar con brocha

Pintar con brocha

Aunque es más cómodo y común usar el rodillo en ocasiones se vuelve indispensable el uso de pinceles.

A la hora de pintar toda una estancia es sumamente recomendable el empleo de un rodillo, ya que nos permite trabajar con mayor rapidez y obtener un mejor acabado, o cuanto menos uno más uniforme en menos tiempo. Sin embargo, también se emplean las brochas para hacer pequeños retoques tras terminar de pintar la estancia completamente, para pintar las esquinas antes de pasar el rodillo…

brochasESCOGER LA BROCHA

Hay que elegir la brocha correcta. Para esto tienes que analizar bien las características de la zona que te dispones a pintar. Estas herramientas son tan importantes como la pintura en sí. No tienen mucha complejidad y sirven para pintar cualquier tipo de superficies, sobre todo al momento de hacer terminaciones donde necesitas cubrir sectores con un poco más de detalle.

Generalmente tienen  un mango de madera o plástico de donde salen un grupo de cerdas. Su anchura depende de la superficie que requieras pintar, por lo general varían entre los 20 y 150 mm, además el material de las cerdas también puede variar según la calidad de la brocha o el tipo de pintura que vayas a utilizar.

Recuerda como consejos generales que:

-Si vas a pintar a brocha una estancia utiliza una lo más ancha posible, dando pasadas perpendiculares. Si no vsa a pintar las paredes y el techo del mismo color es recomendable que dejse un trozo sin pintar entre ambas superficies, podrás repasarlo después con una brocha de menor tamaño para evitar mezclar los colores.

-Para superficies irregulares como ángulos, molduras, etc. son mejores las brochas redondas.

-Para superficies amplias y planas la solución mejor es el rodillo o las brochas planas y anchas.

- Si la pintura que usarás es con base de solventes, como esmaltes sintéticos y barnices, debes comprar las brochas con cerdas oscuras. Por el tipo de pintura no puedes utilizar una brocha con cerdas plásticas muy gruesas y que sea de mala calidad.

- Por otro lado si aplicarás pinturas a base de acuosa como el látex o pinturas plásticas debes utilizar las brochas con cerdas grises o blancas.

ANTES DE EMPEZAR A PINTAR

bote pintura-Recuperar una brocha: Si tienes una brocha dura que no limpiaste en una ocasión anterior, la puedes recuperar con un disolvente, ej. aguarrás, sumergiéndola en el mismo durante algunas horas. Si no tienes disolvente en casa, puedes probar con agua caliente y lejía, incluso poniéndola a hervir un poco.

-Antes de proceder a utilizar brochas y pinceles es recomendable que sumerjas sus cerdas en agua durante 12 horas. De esta forma conseguirás que las que no se encuentran bien adheridas a la misma se desprendan, en lugar de hacerlo a posteriori sobre la pared o en el bote de la pintura.

EMPEZAMOS A PINTAR

-Es recomendable sumergir en la pintura únicamente 1/3 de la longitud de sus cerdas y escurrirlas bien, en el borde del envase, para evitar goterones.  (Esta es otra de las ventajas del rodillo frente a la tradicional brocha, debido a que el primero suele disponer de una cubeta que facilita el proceso de toma de pintura y permite escurrirlo con mayor facilidad).

- Empuña la brocha con firmeza si lo que vas a pintar es una superficie amplia. Al contrario, si se trata de espacios más reducidos, de espacio más delicado, coge la brocha con ligereza, con precaución.

-Cubre la superficie pintando siempre en la misma dirección, de arriba abajo o de izquierda a derecha.

- Sin volver a mojar la brocha, aprovecha las cerdas para acariciar la superficie ya pintada y extender el color aplicado.

- Aplica una primera mano terminando en sentido horizontal y deja secar.

- La segunda mano, comiénzala en sentido vertical y termina con una última pincelada en sentido vertical ascendente.

RECOGER Y GUARDAR LOS MATERIALES

Es muy importante que queden bien limpios los utensilios que utilicemos, ya que los resultados luego serán más óptimos en un futuro. Las brochas, los pinceles, las almohadillas y los rodillos deben limpiarse inmediatamente después de ser utilizados para que duren el mayor tiempo posible sin estropearse. De hecho, las brochas y los pinceles mejoran con el tiempo y proporcionan un acabado más liso si se han limpiado y guardado correctamente. Durante periodos cortos, por ejemplo para ir a comer o por la noche, algunos utensilios pueden guardarse sin limpiar.

- Cuando compres la pintura, consulta las instrucciones del fabricante con respecto a la limpieza y compra el disolvente recomendado junto a la pintura. Para pinturas o colas blancas, basta con agua y jabón. Para pigmentos y esmaltes sintéticos, lo mejor es el aguarrás. Si vamos a seguir pintado, es aconsejable guardar la brocha en una bolsa de plástico bien cerrada.

-Para terminar la limpieza de pinceles, brochas, rodillos y almohadillas deberás utilizar un detergente doméstico (lavavajillas, por ejemplo) para eliminar los últimos restos de pintura antes de guardarlos.

- Cuando apliques productos químicos, como decapante o decolorante para madera, deberás utilizar brochas económicas que puedan limpiarse y guardarse exclusivamente para dichas tareas, o tendrás que tirarlas una vez utilizadas.

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 140

Comentarios (1)

  • 94Julius

    Hello blogger, i must say you have very interesting content here.
    Your website can go viral. You need initial traffic only.
    How to get it? Search for; Mertiso’s tips go viral

    Responder

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba