Tu estás aquí.Incio » Consejos » Iluminación » ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL VI: iluminación cenital, parte 2

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL VI: iluminación cenital, parte 2

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL VI: iluminación cenital, parte 2

Continuamos con artículos sobre la iluminación natural, hablando sobre estrategias para mejorar la calidad de la luz cenital.

Estrategias para lucernarios horizontales y claraboyas

iluminación cenitalLas claraboyas y lucernarios horizontales en general se abren a una gran zona de cielo sin obstrucciones, por lo que transmiten niveles de iluminación muy elevados. Como los rayos de luz solar directa no son deseables en las tareas visuales difíciles, la luz del sol que penetra debe difundirse de alguna manera. En las claraboyas, a diferencia de las ventanas, el acristalamiento traslúcido puede ser apropiado, ya que no hay vistas, y el deslumbramiento directo puede evitarse en gran medida. El problema fundamental de las claraboyas es que recogen mucha más luz y calor en verano que en invierno, justamente lo contrario de lo que se necesita. Por ello, siempre que sea posible, es mejor utilizar lucernarios verticales.

A continuación, se enumeran las normas básicas para la colocación de claraboyas:

Distribuir regularmente las claraboyas.

Para conseguir una iluminación uniforme. Si hay ventanas, las claraboyas pueden colocarse más lejos del perímetro.

Abocinar los huecos para incrementar el tamaño aparente de la claraboya.

Esta solución proporciona además una mejor distribución de la luz y un menor deslumbramiento.

Colocar la claraboya en la zona más alta de la cubierta.

Así permitirá que la luz se difunda antes de alcanzar el suelo. Se evita en gran parte el deslumbramiento directo, porque la alta claridad de la claraboya se sitúa en el límite o más allá del campo de visión del observador.

Colocar los lucernarios horizontales y las claraboyas cerca de los muros.

Especialmente del muro norte, que puede utilizarse como reflector de la luz que entra por la claraboya. Este muro luminoso hará que el espacio parezca más amplio y agradable. El muro norte equilibrará la iluminación desde la ventana sur. Hay que evitar la incidencia de luz solar directa en la parte baja de los muros.

Utilizar reflectores interiores.

Para difundir la luz solar. Una claraboya puede suministrar luz uniforme y difusa si se suspende un reflector bajo el hueco para dirigir la luz hacía el techo.

reflectoresUtilizar pantallas y reflectores exteriores.

Para mejorar el equilibrio verano/invierno. Apantallar la claraboya frente al sol de verano y utilizar reflectores para aumentar la captación del sol en invierno. Los mecanismos móviles pueden ser más efectivos.

Controles de calidad.

Algunos espacios, como aulas de audiovisuales, necesitan controlar el nivel de iluminación natural. Las claraboyas pueden equiparse con lamas reguladas mediante fotosensores que mantienen el nivel de iluminación constante.

Situar las claraboyas en un plano inclinado.

Para mejorar el equilibrio verano/invierno. Las claraboyas inclinadas hacia el norte o sur suministrarán luz más uniforme a lo largo de todo el año. (Cuando se aumenta la inclinación, las claraboyas se transforman en linternas o lucernarios verticales descritos en la sección anterior).

efectosUtilizar la luz solar para conseguir iluminación efectista.

En vestíbulos, salas de espera y otros espacios sin tareas visuales críticas, utilizar la luz solar y las manchas de sol para dar interés al espacio. Las manchas de luz solar que discurren lentamente a través de las superficies pueden crea efectos espectaculares y manifestar el paso del tiempo. Para minimizar el recalentamiento estival, utilizar lucernarios pequeños. Si son grandes, equiparlos con vidrio reflectante, tramas impresas o células fotovoltaicas para reducirá la entrada de sol.

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 140

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba