Tu estás aquí.Incio » Consejos » Iluminación » ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL IV: las ventanas, el acristalamiento

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL IV: las ventanas, el acristalamiento

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL IV: las ventanas, el acristalamiento

Escoger un vidrio adecuado es crucial para realizar un buen proyecto de iluminación natural. El vidrio transparente puede ser de distintos tipos: claro, tintado, absorbente de calor, reflectante y de baja emisividad.

Los tintados, absorbente de calor y reflectantes:

cristal tintadoResultan en general poco apropiados para la captación de luz natural, porque reducen la transmisión. A veces se utilizan para controlar el deslumbramiento producido por contrastes de claridad excesivos entre ventanas y muros. Sim embargo estos tres tipos de vidrio no solucionan el problema automáticamente, porque reducen en igual medida la claridad interior y la claridad de las vistas, y en consecuencia los contrastes de claridad no varían (lo mismo que el deslumbramiento).

El vidrio tintado o reflectante puede reducir el deslumbramiento de las ventanas sólo si otras fuentes, como lucernarios, iluminan también el interior. En tales casos, al reducir la transmisión del vidrio, reduce el deslumbramiento porque la menor claridad de la ventana está más próxima a la claridad del interior.

cristalNo es apropiado utilizar el mismo vidrio en todas las orientaciones. Su elección debe ajustarse a la orientación, la tipología y clima. También hay que evitar los vidrios oscuros, porque pueden crear una atmósfera sombría y reducir la productividad.

La mayor parte de los bloques de vidrio son poco útiles en iluminación natural porque proporcionan poco control sobre la dirección o la calidad de la luz. Además eliminan las vistas y tienen un pobre comportamiento térmico. Sin embargo existen bloques especiales con prismas que refractan la luz hacia el techo para aumentar su penetración en el interior.

El vidrio traslúcido con transmisión de luz muy elevada y superficie reducida no suele ser adecuado para el acristalamiento de ventanas porque se convierte en fuente de brillo excesivo cuando la luz solar incide sobre él. Como difunde la luz equitativamente en todas direcciones, no ayuda mucho a mejorar el gradiente de iluminación a través de la habitación. Y además no permite ver.

Los materiales traslúcidos  con baja transmisión de luz pueden emplearse en grandes superficies acristaladas, creando una fuente extensa de baja claridad que proporcionará una significativa cantidad de luz sin deslumbramiento.

 

 

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 528

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba