Tu estás aquí.Incio » Consejos » Iluminación » ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL II: las ventanas, parte 1

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL II: las ventanas, parte 1

ESTRATEGIAS DE ILUMINACIÓN NATURAL II: las ventanas, parte 1

La iluminación es máxima justamente en el interior de la ventana, y desciende rápidamente hasta niveles inadecuados para la mayoría de las tareas visuales a medida que nos alejamos de ella. La visión del cielo, es con frecuencia, fuente de deslumbramiento, y la luz solar que entra por la ventana produce contrastes de claridad excesivos (machas de sol), y recalentamiento en verano. Para eliminar estos inconvenientes de las ventanas convencionales, los proyectistas deberían tener en cuenta algunas características.

VENTANA BÁSICA

Situar las ventanas elevadas

ventanas elevadasDistribuidas con generosidad, tanto en número como en tamaño.

La penetración de la luz natural en un espacio aumentará con la altura a la que se sitúe la ventana. La profundidad útil de un espacio con iluminación natural se limita aproximadamente a 1,5 veces la altura de la parte superior de la ventana.

Siempre que sa posible, la altura del techo debería aumentarse para que las ventanas puedan colocarse en zonas más altas.

La iluminación natural estará más uniformemente distribuida en un espacio si las ventanas son horizontales en vez de verticales, y si están separadas en vez de agrupadas. Por este motivo, arquitectos como Le Corbusier usaban muchas veces los ventanales corridos.

El área de la ventana casi nunca debería exceder el 20% de área del suelo debido al recalentamiento en verano y las pérdidas de calor en invierno. Ayudadas por  reflectores, las ventanas de pequeñas dimensiones pueden captar gran cantidad de luz natural. Sin embargo, en climas muy nubosos o fríos, los sistemas de parasoles móviles y las carpinterías y acristalamientos de altas prestaciones permiten aumentar el área óptica de la ventana.

Colocar ventanas en más de una pared

Siempre que sea posible. Conviene evitar la iluminación unilateral (ventanas solamente en una pared), y utilizar iluminación bilateral (ventanas en dos paredes¨9 para una mejor distribución de la luz y reducción del deslumbramiento. Las ventanas en paramentos contiguos son especialmente eficaces para reducir el deslumbramiento, ya que las ventanas de cada pared iluminan la pared adyacente, disminuyendo el contraste entre la ventana y el paño que la rodea.

ventanas Colocar ventanas en los paramentos contiguos a las ventanas interiores

De esta manera las paredes interiores perpendiculares o contiguas a las ventanas actúan como reflectores que atenúan la claridad y reducen el efecto cegador de la entrada directa de luz natural. También se reduce el deslumbramiento de la ventana al reducirse el contraste entre la claridad de la ventana y del paño que las rodea, al reflejar éste parte de la luz recibida.

Abocinar el hueco de la ventana

Para reducir el contraste entre ésta y el muro. La ventana deslumbra menos cuando la pared que la rodea no queda oscurecida por contraste. Las ventanas abocinadas crean un espacio de transición de la claridad que las hacen más confortables a la vista.

Filtrar la luz natural

La luz puede filtrarse y suavizarse mediante árboles u otros mecanismos, como celosías o pantallas. Sin embargo, el acristalamiento traslúcido o los estores ligeros pueden agudizar el deslumbramiento directo. Aunque difunden la luz solar directa, a menudo se convierte en fuentes de luz excesivamente brillantes.

Proteger las ventanas del exceso de luz solar en verano

Idealmente, en verano sólo debería admitirse una pequeña cantidad de luz solar a través de las ventanas, y una cantidad máxima en inverno. Y en cualquier época del año, la luz debería poder difundirse por reflexión en el techo. Si esto no es posible, deben colocarse elementos de protección previos a la entrada de luz. Los aleros sobre ventanas orientadas al sur pueden ser un elemento efectivo de control estacional de la luz. Estos elementos también pueden eliminar la incidencia de luz solar directa, reducir el deslumbramiento e incluso suavizar el contraste entre niveles de claridad a lo largo del espacio. Si se utiliza un alero amplio, macizo y horizontal, su cara inferior debería pintarse de blanco para reflejar la luz del suelo. Un alero de tonos claros, y sobre todo con lamas, reduciría además el contraste de claridad con el cielo. Las lamas verticales u horizontales pintadas de color claro son un elemento muy útil porque bloquean la luz solar directa y reflejan la indirecta. Un panel vertical situado delante de la ventana puede bloquear la luz solar directa y reflejar la luz difusa del cielo hacia la ventana.

Utilizar parasoles móviles

Un ambiente dinámico necesita respuestas dinámicas. La variación de la iluminación natural es especialmente pronunciada en las orientaciones este y oeste, que reciben luz difusa durante la mitad del día y luz solar directa durante la otra mitad. Parasoles móviles, venecianas y cortinas pueden ser la respuesta que requieren estas condiciones tan diferentes.  Para reducir la ganancia térmica, los elementos de protección interiores deben ser muy reflectantes. Aunque la protección interior es más sencilla, la exterior es más efectiva. Las venecianas exteriores pueden resistir el viento, la nieve y el hielo. Se fabrican generalmente con aluminio reflectante para reflejar el sol hacia el exterior o hacia el techo.

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 528

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba