Tu estás aquí.Incio » Consejos » Diseño de una vivienda sostenible (IV): fachadas

Diseño de una vivienda sostenible (IV): fachadas

Diseño de una vivienda sostenible (IV): fachadas

Fachada AlmereEs necesario prever un sistema de ventilación, de iluminación, dispositivos de sombreado…Ten en cuenta también que los colores claros de los muros reflejan mejor la luz y permiten evitar un sobre-calentamiento durante el verano.

La fachada tiene que permitir el aprovechamiento de la radiación solar, la iluminación natural y la ventilación. Distinguimos dos partes en las fachadas: los macizos y los huecos.

- Los macizos: tenemos que garantizar un correcto aislamiento con el exterior a través de su masa térmica (materiales con grandes espesores y elevadas conductividades) y el aislamiento térmico (materiales con bajas conductividades y capas de poco espesor).

- Los huecos o acristalamientos:  nos permiten iluminar y ventilar en interior de la vivienda.

Aprovechamiento de la radiación solar y la iluminación natural:

Esto se controla teniendo en cuenta lo siguiente:
- Elementos de sombreamiento que limiten la entrada de radiación solar en periodos de calor.
- Incorporación de elementos de aislamiento que limiten la pérdida térmica en invierno.
- Elección del tipo adecuado de carpintería, controlando las infiltraciones y las condensaciones. iluminación

En climas fríos, permitir la entrada de radiación solar a través de unos huecos amplios, así como evitar la pérdida de calor.
Uso de grandes ventanales y miradores acristalados (con doble o triple vidrio) colocados en la cara exterior de la fachada, para aprovechar al máximo el efecto invernadero. El aislamiento térmico es fundamental, tanto en el muro como en los huecos.

En climas cálidos, los huecos deben protegerse para evitar la entrada de radiación solar (evitar el efecto invernadero). La ventana se coloca mejor en la cara interior de la fachada.
Hay que jugar con protecciones de huecos: toldos, persianas, venecianas, contraventanas, elementos translúcidos, colores claros. Se recomienda plantar árboles para dar sombra al edificio y evitar así un calentamiento excesivo.

La ventilación:

La calefacción y la ventilación de habitaciones son factores indispensables para que las personas puedan sentirse a gusto en su hogar. El objetivo es conseguir unas condiciones climáticas interiores correctas y que eviten la aparición de humedades debido a la condensación.

Prácticamente todos los edificios intercambian aire con el exterior, aún cuando sus aberturas se encuentren cerradas. Esto es porque sus componentes constructivos tienen numerosos poros y fisuras, en ocasiones microscópicos, que permiten que el aire pase a través de ellos y de lugar a lo que se conoce como infiltración, es decir, ventilación no controlada (y en ocasiones no deseada).

Por otro lado, el concepto de ventilación natural se refiere a la que propiciamos por medio de aberturas diseñadas precisamente para ello. En el momento en que generamos una abertura practicable (es decir, que se pueda abrir) en la fachada de un edificio estamos permitiendo la ventilación natural. Pero conseguir una ventilación eficiente, además de un adecuado conocimiento de las condiciones climáticas del sitio, exige un estudio cuidadoso de la orientación, tamaño y ubicación de las aberturas.Ventilación cruzada

La estrategia más simple para lograr una adecuada ventilación natural, cuando las condiciones del entorno lo permiten, es la ventilación cruzada. Dicha estrategia consiste en generar aberturas estratégicamente ubicadas para facilitar el ingreso y salida del viento a través de los espacios interiores de los edificios, considerando de manera cuidadosa la dirección de los vientos dominantes.

Unas medidas sencillas en el diseño de la casa te ayudarán:

El aire caliente de los meses de julio y agosto, entran en la casa por la fachada sur de la misma, si nos valemos del hecho de que el aire caliente siempre asciende será muy ventajoso que tu casa tenga mecanismos naturales para evacuar estos aires para que no se acumulen en el interior y sobrecalienten la casa, simplemente unos ductos desde el sótano hasta la cubierta del techo y más alto aún servirán para que este aire salga por allí al ascender, es lo que conocemos como un respiradero.

Por otra parte, el aire que entra por la fachada norte es más frío, por lo que las ventanas de esta fachada de la casa permitirán el paso de aire fresco, mientras que otras ubicadas estratégicamente, junto con los “respiraderos” sacarán el aire caliente, con estas medidas se podrá mantener una temperatura agradable sin aire acondicionado o usándolo menos tiempo y menos frío.

La ventilación natural es sin duda la estrategia de enfriamiento pasivo más eficiente y de uso más extendido. La ventilación cruzada minimiza el uso de aire acondicionado.

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 1359

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba