Tu estás aquí.Incio » Consejos » Cuidado de Muebles de Madera

Cuidado de Muebles de Madera

Cuidado de Muebles de Madera

Los muebles de madera muchas veces contienen piezas hechas de otros materiales diferentes, que requieren diferentes métodos de cuidado y responden de acuerdo a los diferentes agentes limpiadores. Durante la limpieza general de tus muebles siempre debes considerar los diferentes materiales.

Además de manchas y rasguños accidentales, los muebles de madera son susceptibles a factores ambientales, tales como la luz, humedad y polvo. Aquí tienes unos consejos prácticos para crear un mejor ambiente para tus muebles:

Cambios en la humedad relativa (especialmente los cambios repentinos)

mueble maderaEstos son las mayores preocupaciones para los muebles de madera. Los expertos sugieren que el rango ideal de niveles de humedad en un rango entre 40 y 60 por ciento. Si estos son expuestos a un nivel de humedad mayor del 70%, tus muebles y acabados pueden contraerse y por lo tanto agrietarse cuando los niveles de humedad bajen repentinamente.

Ninguna cantidad de aceite para muebles prevendrá la resequedad causada si los niveles de humedad bajan más de un 30% por un largo periodo de tiempo.

El uso del aire acondicionado en el verano y el humidificador en el invierno ayudará a controlar el ambiente enormemente. Deshumificadores deben ser usados en habitaciones que son generalmente húmedas o durante periodos de alta humedad cuando no se usa el aire acondicionado.

Manten las alas u hojas de la mesa cerca de la misma cuando no las use, así éstas estarán expuestas al mismo ambiente que la mesa y se expandirán y contraerán en la misma proporción.

Para prevenir resequedad mantén los muebles lejos de las rejillas de ventilación de calor, radiadores y chimeneas.

Si necesitas almacenarlos, es mejor hacerlo en un espacio o bodega sin calentador, ya que la humedad no variará mucho cuando la temperatura está baja.

Prevenir manchas

Mantén los productos que contengan alcohol o químicos severos lejos de los acabados de tus muebles, incluyendo estos contenidos en colonias, perfumes y quitaesmaltes.

El polvo

La acumulación excesiva de polvo, o no limpiarlo bien puede resultar en desgaste excesivo y opacamiento del acabado de los muebles de madera.

El polvo es abrasivo y se acumula en los “rincones y ranuras” de los tallados, fisuras y cualquier grieta en la superficie de los muebles. El polvo que se deja acumular se vuelve difícil de limpiar.

Los plumeros no son recomendables para limpiar muebles de madera, ya que estos no limpian bien. Además, las puntas de plumas quebradas pueden rayar la superficie.

Utiliza un paño suave para desempolvar. Una camiseta de algodón vieja limpia, paño similar o un pedazo de gamuza son ideales. No utilices paños que estén deshilachados o enredados, ya que estos se pueden enganchar en sus muebles y dañarlos. Brochas de pintores (artistas) u otras brochas de cerdas naturales son útiles para desempolvar entre los tallados o áreas de difícil acceso.

Limpia los paños después de cada uso, así no tendrás la tentación de usarlas en la próxima limpieza.

Si necesitas usar agua para sacar el polvo, hazlo pero con moderación. Cantidades excesivas de agua pueden hinchar o encorvar la madera. Una toalla remojada levemente con unas cuantas gotas será suficiente. Para antigüedades usa agua destilada.

Desempolva en la dirección de la veta de la madera con movimientos ovales y una vez que la toalla esté sucia, dóblala o cámbiala por una limpia.

La Luz y Muebles de Madera

mueble maderaLos rayos solares ultravioletas dañan el acabado y blanquean la madera por dentro. Aunque algunos blanqueadores de madera son utilizados por su capacidad de suavizar y enriquecer los tonos, especialmente coleccionistas de antigüedades, la exposición excesiva a la luz no es generalmente bueno para los muebles de madera.

Exposición prolongada a la luz solar puede causar agrietamiento del acabado de los muebles de madera. Acabados transparentes pueden amarillarse u opacarse en respuesta a la luz excesiva. En casos severos, la exposición excesiva a la luz puede causar el resquebrajamiento de la estructura celular de la madera.

Los daños causados por la exposición a la luz son acumulativos e irreversibles. Por lo tanto, los esfuerzos para controlar la exposición excesiva a la luz y a los rayos ultravioletas, o al menos la reducción de luz solar recibida en una sola pieza o sección de su mueble valdrán la pena.

-Usa protectores, cortinas o persianas durante días soleados, también considera la posibilidad de poner toldos o sembrar arbustos al exterior de casa.

-Cinta o película filtradora de rayos Ultravioleta pueden usarse en ventanas, puertas corredizas de vidrio y tragaluces.

-Redistribuye o mueve los muebles alrededor de la habitación periódicamente, así asegura que la misma pieza no absorba altos niveles de luz todo el tiempo o en el mismo sitio.

-Ocasionalmente mueve las lámparas, tapetes, u otros objetos encima de los muebles de madera, así la madera se blanquea mas uniformemente.

-Contempla la idea de cubrir tus muebles con sabanas cuando vas a estar fuera de casa por parte del año. No uses plásticos para cubrir, ya estos pueden atrapar condensación y dañar.

Mover los muebles

Ten cuidado al moverlos muebles. Consigue suficiente ayuda para levantalos en vez de empujarlos lateralmente, ya que esto causa tensión en las ensambladuras, especialmente en las patas. Levanta las mesas por la base o patas en vez de la sobremesa, ya que ésta puede desprenderse o aflojarse. Levanta las sillas por la base del asiento en vez de los brazos o la parte posterior del espaldar.

Cuando transportes muebles en un vehículo, acuesta los muebles en sus espaldas o bases en vez de las patas. Quita las sobremesas de mármol cuidadosamente y transpórtalas o almacénalas en sus costados, al igual como lo haría con un espejo.

Productos para madera

Muchos aceites para madera contienen aceite de linaza u otros agentes secantes. Si utilizsa estos aceites con mucha frecuencia, éstos pueden crear una capa pegajosa en la superficie del acabado que oscurece y oculta la veta de la madera.

Muchos aerosoles o atomizadores y lustra muebles comerciales contienen silicona, aunque ésta no este listada entre los ingredientes en el envase. Siliconas pueden hacer la restauración del acabado más difícil, además que se filtra entre las ranuras. Los lustra muebles comerciales tienden a embadurnarse. Además que atraen y atrapan más el polvo.

Quédate con un producto para el cuidado de tus muebles que le de buenos resultados. Cuando ussa cera en una pieza que ha sido previamente engrasada o viceversa, esto puede resultar en el enturbiamiento del acabado entre otros problemas.

Cuando uses limpiadores para latón o bronce siempre sé precavido. La mayoría de piezas de metal o ferreteria están protegidas por una laca y éstas solo necesitan ser desempolvadas o sacudidas. Si decides lustrar las piezas de metal, lo mejor es quitar estas partes primero, así evitsa daños en otras partes del mueble. Evita el uso de lustradores para bronce que contienen amoniaco, ya que este químico puede causar problemas de corrosión a largo plazo en sus piezas de metal.

Cera en pasta/crema puede ayudar a embellecer y proteger los muebles de madera. Solo necesitsa aplicar una capa fina de cera en pasta una o dos veces al año y sacudir el polvo entre enceradas.

Pequeños trucos

En cuanto a las manchas de pintura: Si la pintura aun está fresca, quitarla con un paño húmedo; si se trata de pintura seca, quitar suavemente con una espátula de plástico o con un removedor especializado.

Si les ha caído Cera de Vela: Si la cera aun está blanda  pasale un hielo envuelto en plástico para que se endurezca y ahí quitarla  suavemente con una espátula de plástico, trata de no rayar la superficie, hazlo con cuidado y no a las apuradas.

Grietas: Aunque no lo creas, las pequeñas grietas a veces se pueden solucionar pasando un lápiz de cera (sí, esos que usan los niños) para rellenar la grieta y quitar el exceso suavemente con una espátula de plástico. Debes  tratar de que el lápiz de cera sea de un tono similar al de tu mueble. También existen pastas especiales para madera, que cumplen la misma función. Ten  en cuenta que esta pasta se contrae, así que echa siempre un poco más de la necesaria.

Derrame de alcohol o esmalte: Nunca frotes, porque empeorarás el daño. Debes  secar el alcohol o esmalte, esperar una noche completa y al día siguiente usar un limpiador. Casi siempre funciona, pero decolora el área, así que deberás  pintarla nuevamente.

Quemaduras: si tu mueble presenta quemaduras, pueden¡s disolverlas frotando con un algodón con un poco de quitaesmalte de uñas. Puedes disimular la mancha con un lápiz de cera del tono o con pasta de zapatos y luego pasar un paño suave y limpio.

Rayones y marcas: Se pueden disimular pasando un lápiz de cera o pomada de zapatos del mismo tono de la madera, y luego pasarle un paño limpio y seco para sacar el sobrante. De todas maneras si el daño es muy profundo tendrás  que consultar la ayuda de un especialista.

Muebles pintados: los muebles de madera pintados son aun más fáciles de limpiar. Sólo necesitas una esponja empapada en agua y detergente, y evitar raspar la pintura.

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 898

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba