Tu estás aquí.Incio » Arquitectura » Cubierta ajardinada

Cubierta ajardinada

Cubierta ajardinada

Se denomina Cubierta Ajardinada a la cubierta cuya capa exterior de cobertura la ocupa un sustrato de pequeño espesor que alberga especies vegetales de poco o nulo mantenimiento.

Básicamente, una cubierta verde es una superficie de cubierta que está preparada para acomodar vegetación y/o para el uso humano, ya sea como terraza, patio, zona de recreo, zona de juegos infantiles, etc.

Además de proporcionar un espacio vital adicional, la cubierta verde tiene otras muchas ventajas ecológicas y económicas, como la prolongación de la vida útil de la cubierta, la reducción del ruido y la contaminación, la retención de agua, el ahorro energético o la mejora del clima y del paisaje urbano.

Orígenes

La cubierta ajardinada, convertida hoy en componente clave del edificio autónomo y sostenible, es conocida y utilizada desde hace siglos, tanto en climas fríos, donde almacenaban el calor de los ambientes interiores, como en climas cálidos, manteniendo aislados los espacios interiores de las altas temperaturas del exterior. En estas cubiertas, la vegetación junto con la tierra moderaron extraordinariamente las variaciones de temperatura en los ambientes de los edificios.

Estas cubiertas, actualmente más especializadas, han (re)surgido como una técnica más encaminada a una arquitectura ecológica y económica, y como una opción frente a los problemas ambientales derivados de la falta de vegetación en las ciudades.

Cómo funciona

detalle-cubiertaEste tipo de cubierta (también llamada cubierta verde) es una superficie que está preparada para permitir la plantación de especies vegetales sobre las cubiertas de los edificios.

Básicamente, su ejecución consiste en colocar, una vez impermeabilizado correctamente el soporte principal, una serie de capas sobre el mortero de protección de la lámina impermeabilizante, a fin de posibilitar la vegetación natural.

En primer lugar, sobre el mortero de protección de la lámina impermeabilizante, extendemos un producto que evite que las raíces perforen la lámina. Sobre este producto antirraíces se coloca una lámina drenante (actualmente se utilizan membranas de nódulos de poliestireno perforado y con un geotextil de polipropileno adherido en ambas caras). Sobre esta capa, encargada de permitir el drenaje de la cubierta, se extenderá la capa de tierra vegetal sobre una capa de arena o canto rodado limpio de 5 cms, que desempeñará las funciones de suministrar nutrientes, agua y oxígeno, así como el soporte físico de la vegetación. La profundidad de esta última capa de tierra vegetal variará en función de las características de la vegetación a colocar, oscilando entre 50 y 100 centímetros. Por último, las plantas escogidas para la cubierta deberían ser resistentes a las condiciones climáticas del lugar, actuar como tapizantes y no deberían necesitar mucho mantenimiento.

No obstante, existen actualmente multitud de sistemas desarrollados por diversas empresas especializadas. Que  ya desorrallaremos y explicaremos en próximas entradas.

Cubierta ecológica y cubierta ajardinada

La cubierta ecológica o cubierta extensiva es aquella cuya vegetación la constituyen plantas tapizantes de muy bajo mantenimiento. Generalmente se instala como protección adicional de la cubierta y permite maximizar las ventajas ecológicas.

La cubierta ajardinada o cubierta intensiva es la que utiliza como vegetación plantas más altas, vivaces arbustivas o árboles, y puede usarse también para actividades humanas (zonas transitables de peatones o vehículos). Son, en realidad, verdaderos parques o jardines situados sobre una cubierta, en la que prácticamente todas las actividades son posibles siempre que se respete la carga máxima de la cubierta.

Cómo aprovechar la cubierta ajardinada

cubierta ajardinadaExisten infinidad de usos a los que pueden destinarse las cubiertas verdes: protección ecológica adicional, terrazas, zonas de recreo, pistas deportivas, cafeterías, zonas transitables para vehículos pesados, … Si la estructura del edificio y de la cubierta lo permite, no hay límites para diseños arquitectónicos y paisajísticos, y prácticamente todo es posible. Y toda esta variedad de usos es posible sin tener que adquirir terreno adicional, con el consecuente ahorro de dinero que eso supone.

El espacio que le ofrece una cubierta verde le permite, sin coste adicional, tomar aire fresco y disfrutar de buenas vistas en privado. Son un excelente recurso para mejorar la calidad de vida tanto en propiedades privadas como en empresas u obras públicas.

Ventajas de las cubiertas ajardinadas

-Eficaz protección contra la radiación solar

-Aumento de la capacidad de enfriamiento por evaporación

-Mejora de aislamiento y estabilidad térmica interior

-Evitan el recalentamiento de los techos y reducen las variaciones de temperatura.

-Filtran las partículas de polvo y suciedad del aire y absorben las partículas nocivas.

-Incrementan el espacio útil, para  acomodar vegetación y/o para el uso humano, ya sea como terraza, patio, zona de recreo, zona de juegos infantiles, etc.

-Prolongan la vida útil de la cubierta.

-Actúan como barrera acústica. El suelo bloquea los sonidos de baja frecuencia y las plantas los de alta frecuencia.

-Protegen la biodiversidad de zonas urbanas.-Absorben las aguas de lluvia, aliviando el sistema de alcantarillado.

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 709

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba