Tu estás aquí.Incio » Consejos » Calefacción » Claves para ahorrar: consumo de energía y agua

Claves para ahorrar: consumo de energía y agua

Claves para ahorrar: consumo de energía y agua

Si recortas el gasto energético, no sólo tu econmoía doméstica te lo agradecerá, sino también el medio ambiente. Te contamos cómo lograrlo de manera fácil.

La época en que los hogares españoles podían permitirse ciertos excesos en el presupuesto quedaron atrás. Hoy, por la situación económica, se impone un gasto más ajustado y un consumo más medido, sin necesidad de perder por ello calidad de vida. Una buena utilización de los recursos permite tener una sensación de bienestar en la vivienda y, al mismo tiempo, ahorrar en las facturas cotidianas. Con gestos sencillos y un cambio de hábitos es posible ajustar las cuentas y mantener el mismo nivel de vida.

No olvides las revisiones, ya que un buen mantenimiento de la cadera de gas, la instalación eléctrica…ahora hasta un 15% de energía

GAS, ENERGÍA A BUEN PRECIO

La principal ventaja del gas como fuente de energía es su precio, más económico que la electricidad, y su versatilidad: puede usarse para cocinar, calentara el agua, climatizar y en algunos electrodomésticos. Su inconveniente es que precisa revisiones periódicas de las instalaciones, cada 4 años, así como zonas de ventilación. Además, si tu casa no está preparada, conectarse a la instalación comunitaria en un piso de 90 metros cuadrados te costará unos 5200€ .

-Para reducir la factura del gas, la primera recomendación es revisar tu tarifa para dar con la más adecuada a tus necesidades y consumo.

-Los expertos aseguran que las cocinas eléctricas o vitrocerámicas consumen cuatro veces más que las de gas. El IDAE recomienda, en caso de disponer de una cocina eléctrica, utilizar baterías de cocina, sartenes y cazos con fondo grueso difusor. Así se logra una temperatura más homogénea en todo el recipiente.

ELECTRICIDAD, MODERA SU CONSUMO

ahorroFácil de transportar y de instalar, con múltiples aplicaciones y poco mantenimiento. Sin embargo, cada vez es más y más cara. Aún así, la electricidad es la fuente de energía más empleada.

- ¿Cambio de compañía eléctrica? Nunca es mal momento para estudiar con tu compañía eléctrica, y con la competencia, qué tarifa eléctrica es la mejor para tus necesidades. Pregunta por los planes especiales de ahorro, podrías abaratar algo la factura y beneficiarte de algunos servicios que hasta ahora pagabas.

-Los electrodomésticos representan un 40% del consumo doméstico. Para reducirlo, elige modelos eficientes con etiqueta energética A++ que puedes disminuir el consumo eléctrico en un 42%. Además puedes beneficiarte del Plan Renove.

-El frigorífico es el equipo que más consume (un 19%). Antes de abrir el frigorífico, hay que pensar qué producto se quiere coger. No es aconsejable mantener la puerta abierta mucho tiempo, debido a la energía que pierde.

-Seguido del frigorífico, está el televisor y las placas de cocción y el horno. Deberías saber que si compras una televisión nueva, que aquellas que incorporan tecnología LED consumen un 25% menos que las LCD y hasta un 40% menos que las pantallas de plasma.

-Les siguen la lavadora y el lavavajillas, la mayor parte de la energía que consume (entre el 80% y el 85%) se debe al calentamiento del agua. Las familias españolas utilizan la lavadora entre tres y cinco veces por semana. Por ello, siempre que sea posible -sobre todo si la ropa no está muy sucia-, es mejor elegir programas que utilicen temperaturas bajas. Hay que ponerla cuando haya suficiente ropa dentro.

-En cuanto a la secadora, consume mucha energía, por lo que es recomendable hacer un uso moderado de este electrodoméstico. Antes de meter la ropa, conviene que haya pasado por un centrifugado previo. Cuando las condiciones climatológicas no lo impidan, se recomienda secarla al sol y al aire libre.

-La iluminación, por su parte, representa la quinta parte del consumo energético del hora. España es un país con mucha luz y hay que aprovechar la iluminación natural cuando la haya. Los techos y paredes claros ayudan a optimizarla. También se debe desechar la costumbre de mantener las luces encendidas cuando no hay nadie en la habitación.

Las bombillas fluorescentes compactas, más conoocidas como de bajo consumo, se imponen como relevo de las incandescentes, ya en vías de desaparecer. Consumen un 80% menos que las tradicionales y dura hasta 15 veces más. Los leds le siguen muy cerca, más caras, pero eficientes.

-Una idea falsa muy extendida entre los hogares es que el gasto de energía al dejar los tubos fluorescentes encendidos es menor que si se apagan y encienden cada vez. En cambio, los estudios han demostrado que pese a que al encender un tubo fluorescente se precisa un sobreconsumo de corriente eléctrica, este apenas dura una fracción de segundo. En iluminación incandescente, el tiempo máximo de ausencia que no compensaría el apagado y encendido posterior se reduce a tan solo 0,3 segundos. De ahí que el gasto sea mucho mayor si se deja siempre encendido. Ahora bien, la vida del fluorescente puede acortarse si se apaga y se enciende en repetidas ocasiones. No así las lámparas de Led, que permiten los encendidos y apagados sin avería.

-Dejar los aparatos eléctricos apagados en modo espera supone un gasto de 231 kWh al año, casi lo mismo que el consumo medio anual del lavavajillas y mucho más que el del ordenador. Esto supone el 2,2% del gasto medio de energía de las casas. El standby representa cerca del 5% del consumo de los hogares.

-Apuesta, asimismo, por reguladores de intensidad y por detectores de presencia en las zonas de paso. Con un sistema domótico, reducirás la factura energética hasta un 15% a la vez que ganarás en confort.

AHORRAR AGUA

Agua_grifoElige electrodomésticos eficientes y griferías con dispositivos de ahorro de agua y reducirás el gasto hasta un 50%.

-En el caso del lavavajillas, opta por modelos provistos de sensores que regulan la cantidad de agua en función de la suciedad. Frente al lavado tradicional a mano, con el uso del lavavajillas los platos quedan más limpios, se ahorran 30 litros al día y se consume un 10% menos de energía.

-Lo mismo ocurre con muchas lavadoras que también hacen rociados tipo ducha para remojar la ropa o incorporan controladores de caudal, que regulan la cantidad, el tiempo y la presión de entrada de agua. Ten en cuenta que la lavadora antigua consume unos 220 litros frente a los 50 litros de una nueva.

-En cuanto a las griferías, muchas incorporan aireadores de caudal que mezclan aire y agua sin que la presión del agura se resienta y con un ahorro de hasta un 50% o limitadores que evitan la apertura del grifo más allá de un ángulo predeterminado.

-Cambiar el baño por la ducha es una de las recomendaciones habituales desde hace años. Cada vez que se sustituye una por otro, se ahorran en torno a 200 litros de agua. Cortar el suministro al enjabonarse y reanudarlo después para el aclarado, no solo hace que se gaste menos energía, sino que también se refleja en la factura.

-Al fregar los cacharros, al cepillarse los dientes o al afeitarse, hay que dejar el agua apagada mientras no se utiliza. Se desperdician muchos litros por hacer un uso poco eficiente de un recurso tan escaso en muchos lugares.

CALEFACCIÓN: CONFORT TÉRMICO

calorLa calefacción representa la mitad del consumo doméstico, sobre todo en los meses de invierno. Piensa que una adecuada regulación de la temperatura, un buen aislamiento y un sistema acorde con tus necesidades te ayudarán a reducir tu factura en climatizacion.

-Se estima que los sistemas de calefacción central (a base de radiadores y caldera) son más eficientes que los individuales y que, de entre éstos, los que usan calderas de condensación son los más eficientes (consumen un 30%) menos. Otros sistemas energéticamente eficientes son la bomba de calor y las superficies radiantes que ofrecen frío y calor en el mismo elemento.

-El nivel de temperatura en invierno que se recomienda es de 20 grados durante el día y unos 15 durante la noche o cuando no estés en casa. Piensa que por cada grado que bajas ahorras un 8% ciento de energía.

-Lo mejor es instalar termostatos que te permitan regular la temperatura de cada habitación.

-Por otro lado, debes tener en cuenta que las pérdidas de calor pueden incrementar el 30% tu factura. Para evitarlas elige cerramientos con rotura de puente térmico y doble cristal y refuerza el aislamiento de tus paredes, techos y puertas.

- Mejora el aislamiento. La calefacción supone el 46% del gasto energético de las viviendas españoles. Pequeñas mejoras en el aislamiento pueden hacer que ahorres hasta un 30%. ¿Sabías que una capa de 3 cm de corcho, fibra de vidrio o poliuretano tiene la misma capacidad aislante que un muro de piedra de un metro de espesor?

 

Sobre el Autor

Arquitecto

Arquitecto, especializada en diseño

Número de entradas : 528

Deja un comentario

© 2013 Casas Restauradas by DobleClic

Ir arriba